Antienvejecimiento

Clínica Beltrán Carrillo » Antienvejecimiento

El proceso de envejecimiento y la aparición de enfermedades asociadas a la edad son el resultado de la pérdida progresiva de funciones fisiológicas y de la capacidad de regeneración de las células y los tejidos que finalmente lleva a la muerte del individuo.

Existen varios mecanismos relacionados entre si que condicionan la perdida de capacidad de la célula y los tejidos de regenerarse, el más significado y diana final de todos los mecanismos es el daño que se produce en el genoma, tanto del ADN nuclear como el mitocondrial.

Los mecanismos que dañan el genoma y que según distintas estudios pueden ser regulados por la acupuntura para enlentecer el proceso de envejecimiento y la aparición de enfermedades asociadas a la edad, son: alteraciones epigenéticas, desgaste de telómeros, disfunción mitocondrial, inflamación, oxidación y pérdida de proteostasis y capacidad alterada de autofagia/apoptosis.

Todas ellas de alguna forma están estrechamente relacionadas entre si, de manera que cuando una se afecta acabará afectando a las demás, y de esa manera terminan produciendo la alteración final del ADN que produce la enfermedad asociada al envejecimiento y finalmente la muerte (Lopez-Otín, 2013).

Las alteraciones epigenéticas

Las alteraciones epigenéticas (Guillaumet-Adkins, 2017) hace referencia a los cambios heredables en la expresión de los genes que no son debidos a las alteraciones en la secuencia del ADN. Estos cambios incluyen: meditaciones del ADN, modificaciones de las histonas y finalmente la expresión de los ARN no codificantes tanto los largos como los cortos.

Referente a estos últimos encontramos distintos estudios sobre el mecanismo de acción de la acupuntura que regula su expresión.

  • En el estrés inducido por cirugía, se ve que la electroacupuntura potencia la expresión del miARN-142 para disminuir los niveles de CRH (hormona liberador de corticotrofina) aliviando la hiperactividad del eje hipotálmo-hipofisario adrenal y consecuentemente la inflamación (Zhu, 2017).
  • En el sueño se ha visto que la mejora que produce la acupuntura es entre otros mecanismos por aumentar la expresión del microARN 101 que disminuye los niveles de distintas mediadores de inflamación como son las interleuquinas Il-1, IL-2, IL-6 y TNF-alfa (Bo, 2017).
  • Las modificaciones de las histonas son revertidas por la enzima histona desacetilasa como se vió en el modelo de EPOC inducido por tabaco como la acupuntura logra aumentar la expresión de esta proteína en el tejido pulmonar mejorando los parámetros de función pulmonar (Li, 2016).

Telómeros

A los telómeros se les conoce como el “reloj biológico” (Jose, 2017), compuestos por miles de secuencias de nucleótidos en los extremos de los cromosomas. Después de cada división celular se produce un acortamiento de los telómeros. Se estima que cuando se pierde todo el telómero la célula muere. Existe una enzima, la telomerasa, cuya función es intentar mantener a los telómeros en el mejor estado posible. Los telómeros son también muy sensibles a la inflamación y oxidación.

  • En pacientes con niveles bajos de telomerasa, como es el caso de enfermedades neurodegenerativas (Alzheimer, Parkinson…), la acupuntura logra beneficios terapeúticos en parte por la activación de factores neurotróficos derivados del cerebro (Lin, 2015).
  • Los niveles de los telómeros según algunos estudio puede ser aumentado con la acupuntura (Omura, 1998).

La disfunción mitocondrial

La disfunción mitocondrial (Ziegler, 2015) es uno de los factores más importantes en el proceso de envejecimiento y en la aparición de enfermedades relacionadas con la edad. Tanto por ser una de las fuentes principales de radicales liberes y de estrés oxidativo, como por otras alteraciones mitocondriales como son la alteración de su dinámica, alteraciones de la cadena de transporte de electrones, alteración de su ADN, alteración de su metabolismo van a contribuir al envejecimiento celular (Ziegler, 2015).

Varios estudios en deterioro cognitiva muestran el mecanismo positivo de la acupuntura mediante su efecto sober distintos aspecto de la mitocondria:

  • Así en un tratamiento de acupuntura de 2 semanas se mejoraban las alteraciones de aprendizaje espacial y de memoria, observando un aumento de la actividad de distintas enzimas del complejo respiratorio mitocondrial (citocromo C oxidasa IV) y de parámetros de bioenergía de la mitocondria (tasa de control respiratorio y potencial de membrana) a nivel de las neuronas del hipocampo en un modelo animal de enfermedad de Alzheimer (Li, 2016).
  • En modelos de enfermedad de Alzheimer la acupuntura mejora la ultraestructura de las mitocondria del hipocampo, protegiendo su función (Sun, 2014).
  • También en demencia vascular se observa como la acupuntura mejora significativamente las habilidades cognitiva y el flujo sanguíneo cerebral, mediante el aumento de la actividad de las enzimas mitocondriales antioxidantes (SOD, CuZnSOD, MnSOD), disminuye los niveles de malonaldehido (MDA), regula el índice de Glutation reducido/Glutation oxidado, mostrando un nivel oxidativo menor (Zhang, 2014).
  • Durante la isquemia cerebral la electroacupuntura potencia el metabolismo aeróbico al elevar la actividad de enzimas mitocondriales (SDH, LDH, Na-K-ATPasa) logrando mantener el equilibrio iónico entre el interior/exterior de la neurona y aliviar el edema cerebral (Tian, 2015).
  • Cuando se produce sobrepeso y resistencia a la insulina se produce daño en la morfología estructural de la mitocondria (con inflamación y deformación), así como disminución de la activada de algunas enzimas mitocondriales (ATP sintetasa), bajando el contenido de ATP a nivel de los músculos. Dichas alteraciones son revertidas por la electroacupuntura, mejorando la actividad de las enzimas, aumentando el nivel de ATP y bajando peso (Li, 2014).
  • Cuando la tolerancia al esfuerzo está disminuida, como en el caso de animales envejecidos, la acupuntura mejora la capacidad de realizar esfuerzos físicos, bajando el consumo de oxígeno, potenciando la tasa de control respiratorio y el índice fósforo/oxígeno de las mitocondrias (Wang, 2013).

La inflamación crónica es una de las características de los tejidos y órganos envejecidos y de las enfermedades asociadas a la edad. El término de “inflammaging” fue descrito por primera vez por Franceshi (Franceshi, 2000) para describir una inflamación de bajo grado, persistente, no controlada y sistémica que ocurre durante el envejecimiento y condiciona mas degeneración e incapacidad de regeneración de los tejidos. Contribuye a la iniciación y/o propagación de procesos patológicos.

Uno de los factores claves relacionados con la inflamación a nivel biomolecular es el grupo proteico NF-kB (nuclear factor kappa B), que controla muchas funciones de la célula. Cuando se encuentra hiperactivo o en cantidades mayores de lo normal producen inflamación excesiva, y consiguientemente envejecimiento y enfermedades.

Son múltiples los estudios que relacionan los efectos terapéuticos de la acupuntura con la inflamación:

  • Tanto via activación del eje hipotalamo-hipofisario-adrenal (LI, 2008)
  • como por inhibición directa de neuropéptidos inflamatorios (sustancia P, péptido intestinal vasoactivo) (Li, 2007)
  • y de interleuquinas proinflamatorias (IL-1, IL-2, IL-6) como recientemente se demostró en rodillas afectadas de artritis reumatoide (Cai, 2017)
  • aumentando la biodisponibilidad de oxido nitrico en hipertensión arterial espontánea (Lueng, 2016)
  • reduciendo la producción de TNF-alfa por parte de los macrófagos vía estimulación del nervio vago (Hee-Don Lim, 2016).

Muchos de estos efectos antiinflamatorios de la acupuntura resultan del efecto de disminuir la expresión del factor NF-kB:

  • como se demuestra en la artritis reumatoide (Dong, 2016)
  • en el cáncer gástrico donde la acupuntura con calor inhibe la apoptosis y reduce las displasías en la mucosa por disminuir la actividad de NF-kB (Peng, 2017)
  • en el ictus isquémico la acupuntura logra reducir el edema y la isquemia al reducir las citoquinas inducidas por el NF-kB (Huang, 2017)
  • En la zona perilesional del infarto cerebral se logra reducir las secuelas neurológicas por reducir la expresión del NF-kB que limita la inflamación de la microglia (Liu, 2016)
  • En la depresión, donde la inflamación juega un papel importante en la fisiopatología, la acupuntura ejerce parte de sus efectos antidepresivos por inhibir la inflamación modulada por el NF-kB a nivel de la corteza frontal (Wang, 2017), y a nivel del hipocampo y cortez prefrontal en casos de depresión inducida por estrés crónico moderado (Lu, 2017).

Estrés oxidativo

El estrés oxidativo (Gào, 2017) es el resultado de la propia actividad metabólica celular en el caso de que la cantidad de sustancias oxidadas (con electrones desapareados, conocidos como radicales libres) supera la capacidad de defensa oxidativa del organismo. Va a ser responsable del daño a nivel de biomoléculas celulares que impiden el funcionamiento normal de la célula y finalmente la enfermedad y la muerte de la célula y del individuo. El sistema de defensa antioxidante está formada por complejos enzimáticos y no enzimaticos (vitaminas, minerales…). De los enzimáticos los más relevantes son la superoxido dismutasa (SOD), glutation peroxidasa (GSH), catalasas y el sistema Thioredoxina (Trx). Que están a su vez regulado por en Nrf2 (factor nuclear eritroide 2 relacionado factor 2). Se sabe que el envejecimiento altera la capacidad del Nrf2 a responder al estrés oxidativo. La supresión del Nrf2 causa cambios idénticos al envejecimiento.

La acupuntura ha demostrado que alivia el estrés oxidativo en muchas enfermedades (Zeng, 2014):

  • En demencia vascular la acupuntura potencia los sistemas antioxidantes enzimáticos (SOD, GSH, Trx) evitando que las proteínas sufran modificaciones oxidativas y pierdan su función (Cheng, 2014).
  • En la enfermedad de Alzheimer (Zeng, 2013) el efecto positivo de la acupuntura sobre la memoria, ansiedad, depresión y evolución de la enfermedad se justifica en parte por sus mecanismos antioxidante como demuestran los estudios:
    • que objetivan un aumento de las enzimas antioxidantes en el hipocampo (Liu, 2013)
    • o la disminución de los niveles de iPF2 (un marcador sensible y especifico de perioxidación lipidica, estrechamente correlacionado con el deterioro cognitivo del Alzheimer en el liquido cefaloraquideo, sangre y orina de pacientes con Alzheimer (Zhu, 2010).
  • En la enfermedad de Parkinson, donde se produce un aumento significativo del estrés oxidativo:
    • se ve que la acupuntura disminuye este estrés y la muerte de neuronas en el sistema dopaminérgico (Joh, 2010)
    • restablece la expresión de proteínas relacionadas con el metabolismo celular dañadas por el estrés oxidativo (Kim, 2010)
    • y también atenúa el daño oxidativo relacionado con antioxidantes no enzimáticos como es el hierro (Yeo, 2013).
    • En la hipertensión arterial la acupuntura contribuye a mantener cifras controladas al aumentar las enzimas antioxidantes (Lai, 2012).
    • El daño oxidativo inducido por la hiperglucemia se alivia con acupuntura preventiva por potenciar la actividad de la SOD (Jiang, 2011).
    • Otros estudios han demostrado que la acupuntura reduce el daño oxidativo a nivel de distintos órganos y tejidos; ovario (Santos, 2013), hígado y riñón (Silva, 2011), hipotálamo (Rho, 2008), injertos cutáneos (Lima, 2011).
  • Varios estudios revelan que el papel de la acupuntura sobre la oxidación está mediada por el efecto inicial sobre el factor Nrf2:
    • Así se ve que la acupuntura revierte en animales de laboratorio con demencia vascular los déficit cognitivos, la pérdida neuronal y la producción de radicales libres por potenciar la producción del complejo proteico Nrf2 a nivel de las neuronas (Wang, 2015)
    • En la enfermedad de Parkinson la electroacupuntura aumenta la expresión del Nrf2 y sus enzimas antioxidantes, logrando reducir la activación de la microglia y mejorando el movimiento (Lv, 2015).
    • En la insuficiencia renal aguda del shock séptico la acupuntura preventiva logra potenciar la expresión del Nrf2, aumentar el SOD y la IL-10 (interleuquina anti-inflamatoria), disminuyendo el TNF-alfa, logrando aliviar el daño en la morfología renal, atenuar la apoptosis del túbulo renal y mejorar las alteraciones bioquímicas propias del fallo renal agudo (Yu, 2015)
    • También el daño pulmonar durante el shock endotóxcio es minimizada con electroacupuntura preventiva que logra aumentar la expresión del Nrf2 y de sus enzimas antioxidantes reduciendo el nivel de malonalheido, TNF-alfa e IL-6 (Yu, 2014)

Pérdida de Proteostasis / Alteración de la capacidad de autofagia y apoptosis

Pérdida de Proteostasis (homeostasis de las proteínas) / Alteración de la capacidad de autofagia y apoptosis son factores que van a desencadenar alteraciones funcionales y morfológicas en las células que afectaran negativamente la capacidad normal de funcionamiento y su capacidad regeneradora, facilitando la aparición de daño en tejidos y órganos que llevan a la enfermedad y finalmente a la muerte. El correcto funcionamiento celular depende de la permanente sintonización y recambio del conjunto de todas las proteínas, conocido como homeostasis. Existe un relación cercana entre un envejecimiento saludable y la proteostasis (O’Callaghan, 2017). Una pérdida gradual de la proteostasis se asocia con envejecimiento, mientras que las medidas encaminadas a potenciar los mecanismos mantenedores de la proteostasis alargan la esperanza de vida. Para esta función existen 2 sistemas principales encargadas de esta autofagia:

  • sistema ubiquitin-proteasomal (UPS), que degrada proteínas que ya no son necesarias o que están alteradas.
  • sistema lisosomal, responsable de la autofagia, que consiste en degradar organelos celulares completos, patógenos, agregados de proteínas y proteínas aisladas innecesaria, dañadas o tóxicas. Tiene además un papel significado en el procesamiento de antígenos, iniciación de apoptosis, control del crecimiento, diferenciación, remodelado de tejidos, metabolismo energético, reparación de membrana plasmática celular…

Durante el envejecimiento el proceso de autofagia, tanto del sistema UPS como el Lisosomal son menos operativas, permitiendo la acumulación de restos biológicos dañinos. Condicionando negativamente el proceso de envejecimiento y aparición de enfermedades. La autofagia y la apoptosis son procesos necesarios para un ambiente celular adecuado, pero que en algunas condiciones pueden estar tanto disminuidas como aumentadas favoreciendo el envejecimiento y enfermedad.

La acupuntura tiene un papel modulador adaptado a las circunstancias en cuanto a la autofagia, apoptosis y mantenimiento de la proteostasis. De manera que logra disminuir estos procesos cuando son patológicos, mientras que los activa cuando son necesarios para aclarar biomoléculas o células perniciosas.

  • la electroacupuntura regula la apoptosis y autofagia inadecuada en la isquemia cerebral (Shu, 2016).
  • se demuestra el papel neuroprotector de la acupuntura en el ictus, relacionando su efecto con el aumento de la expresión del gen de la proteína Bcl-2 (que es anti-apoptotica)(Dong Lin, 2016).
  • la acupuntura aumenta la expresión de Bcl-2 y reduce la proteína BAX (pro-apoptosis) confiriendo un papel neuroprotector en la zona perihemorrágica cerebral cuanto más precozmente se comience el tratamiento con acupuntura con relación a la aparición de la lesión (Li, 2017).
  • Se sabe que la sobreactivación de la autofagia que se observa en la isquemia provoca más daño neuronal en la zona de penumbra de la isquemia. La electroacupuntura suprime esa autofagia innecesaria, favoreciendo la recuperación (Liu, 2016).
  • el pretratamiento con electroacupuntura confiere un papel protector ante la isquemia por inhibición de las vías de autofagia (Wu, 2015).
  • en la enfermedad de Alzheimer la electroacupuntura reduce la apoptosis neuronal, mientras que potencia la degradación de acúmulos patológicos de beta-amieloide, mejorando la memoria y la capacidad de aprendizaje (Guo, 2016).
  • la electroacupuntura disminuye la expresión de Abeta 1-42 en las neuronas y el número de neuronas apoptoticas en la corteza estriada de modelos animales de enfermedad de Alzheimer (Xue, 2014).
  • en el caso de acumulación excesiva de agregados proteicos que se observa en la enfermedad de Parkinson, la acupuntura restablece los niveles de lisosomas actuando como un potente inductor del aclaramiento de dichos agregados proteicos, recuperado la capacidad motora (Tian, 2016).

Saber más

Pide cita con el Dr. Beltrán Carrillo

Para más información:
91 542 29 45o si lo prefieres nosotros te llamamosCalle Ferraz, 49 - 1º izquierdabc@beltrancarrillo.com Contacto