Manejo no-hormonal para sofocos en cáncer de mama: una revisión sistemática y meta-análisis en red.

Los síntomas vasomotores (sofocos) son muy frecuentes entre las mujeres que superan un cáncer de pecho. Tienen sofocos más severos y persistentes debido a la menopausia prematura inducida por la quimioterapia y los tratamientos endocrinos (tamoxifeno e inhibidores de la aromatasa). Debido a la preocupación de que la exposición a estrógenos puede aumentar la recurrencia del cáncer, no se recomienda tratamiento hormonal sustitutivo en estas personas. En 2015 la Sociedad Norte Americana de Menopausia reconoció que el manejo no-hormonal para los sofocos es una opción realista para mujeres que no pueden utilizar estrógenos. En esta revisión se clasifican las opciones no-hormonales para el manejo de sofocos asociados a menopausia en 6 grupos: cambios de vida, técnicas de mente-cuerpo, suplementos y manejo dietético, inhibidores de la recaptación de serotonina e inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina (SSRI/SNRI)(sertralina), otras medicaciones (gabapentina) y otras terapias (este grupo se refiere en exclusiva a la acupuntura, incomprensiblemente no lo nombran como un grupo aparte, como se darán cuenta en los resultados).

En un análisis de varias bases de datos encuentran 16 ensayos aleatorios controlados (6 de los cuales la intervención a estudio era acupuntura) publicados entre 2002 y 2016 con un total de 2349 participantes.

En cuanto a la frecuencia de sofocos, de forma global los 6 grupos de terapias mencionadas son más efectivas a la hora de reducir la frecuencia de los sofocos comparado con no-tratamiento/placebo/tratamientos simulados. Siendo la Acupuntura la más cercana al tratamiento hormonal sustitutivo. En la puntuación de sofocos igualmente todas las intervenciones estudiadas son significativamente más efectivas que no-tratamiento/placebo/tratamiento simulado (SMD: cambio estilo de vida -1.49, técnicas de mente-cuerpo -0.94 y acupuntura -0.65 (p<0.0001), sin encontrar cambios estadísticamente significativos para suplementos u otras medicaciones.

En la clasificación de las distintas intervenciones para reducir la frecuencia de sofocos, la acupuntura es clasificada en primer lugar, como el método optimo, por delante de placebo/sham (2º) seguido de cambios estilo de vida (3º) y gabapentina (4º). De la misma manera la acupuntura queda clasificada como la terapia optima (1ª) en la puntuación de sofocos, por delante de placebo/sham (2ª) y de las demás intervenciones que quedan por detrás de placebo/sham.

Como conclusión los autores refieren que encontraron a la acupuntura además de ser ampliamente utilizada en los estudios, es la terapia no-hormonal mejor clasificada para reducir la frecuencia y puntuación de los sofocos.

Nada nuevo, pero se agradece ver que la acupuntura queda mejor clasificada para reducir frecuencia y puntuación de sofocos que todas las intervenciones estudiadas, incluido placebo/sham, y que las demás intervenciones (incluidos fármacos) quedan peor…

 

Liu, J., Nie, G., Li, Y., Wen, Z., Lu, L., Xie, L., … & Yang, H. (2020). Nonhormonal Hot Flash Management for Breast Cancer Survivors: A Systematic Review and Network Meta-Analysis. Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine, 2020.